Desafío

calltoaction_banner
La vivienda está en el municipio de Chía, en la sabana de Bogotá. El proyecto se implanto ubicando los espacios principales con vista al campo del golf, a través del jardín que se integra con patio lateral al exterior de la casa y un patio central al interior, manteniendo el mayor porcentaje de zona verde alrededor de la casa.

La volumetría tiene una geometría muy rigurosa y sencilla a la vez, conformada con una serie de volúmenes en tres diferentes niveles, dispuestos alrededor de un patio central descubierto enriquecido por un espejo de agua y una plataforma de concreto blanco que permite tener un espacio de contemplación y meditación al interior de la casa, que, además de ser jardín se integra con el patio lateral. Se destaca en la fachada hacia el campo del golf, un volumen que contiene la alcoba principal en el segundo piso y el salón en el primero. Que además remata en la parte superior con una gran ventana que se amplía por la inclinación desde el interior hacia la fachada ampliando de esa manera la perspectiva y la visual de la alcoba principal hacia el lago y el campo de golf.

Pese a tener el patio central rodeado de vidrieras que además que permite duplicar las fachadas para mejorar la captación del sol de mañana y de tarde, el concepto espacial y funcional de la casa permite una relación visual muy abierta y de participación, especialmente en el primer nivel. La vivienda se desarrolla en tres niveles con espacio repartidos en dos direcciones, unidos por dos puentes, uno de los cuales es la relación entre el área de las alcobas hijos y estar de juegos con la alcoba principal. Y el otro puente conecta hacia el estar de televisión y juegos que a su vez sirve de alcoba de huéspedes y tiene un vacío por un lado hacia el patio central y por el otro hacia el acceso de la vivienda. Gracias al juego de niveles permite aprovechar una terraza con cubierta verde y transitable que sirve de mirador, y que se ubica encima del área de la alcoba de los hijos.

El uso de ladrillo de gran formato, puesto en traba a un tercio, con estría profunda y mezcla de mortero amarillo para contrastar con el tono del ladrillo, combinado con planos y volúmenes en pañetes rústicos con color cenizo, hace un contraste amigable con el verde de los jardines perimetrales y azul del lago y el verde del campo de golf.